web analytics

¿Para Qué Sirve La Gentamicina? Y Dosis Pediátricas En Gotas

Para Que Sirve La Gentamicina? Dosis Pediátrica En Gotas

Para Que Sirve La Gentamicina? Dosis Pediátrica En Gotas

¿Tu bebé ha sido recetado con antibióticos pero tienes miedo de darle este tipo de medicamentos? ¿Te preocupa los efectos secundarios que pueda tener mientras lo medicas? Por eso te vengo a hablar de uno en especial ¿Para qué sirve la Gentamicina? Y dosis pediátricas en gotas.

Para Que Sirve La Gentamicina? Dosis Pediátrica En Gotas

Necesita tratar algún tipo de infección causada por bacterias, la Gentamicina te puede ayudar, ya que, es un fuerte antibiótico que trata infecciones respiratorias, de la sangre, entre otras más pero primero debes saber qué es este fármaco.

Definición.

Es usada para tratar infecciones bacterianas. Allí se incluyen la infección ósea, inflamación del endocardio (capa interna del corazón), trastorno pélvico inflamatorio, meningitis, neumonía, infecciones del tracto urinario y sepsis (es cuando la respuesta del organismo a la infección daña los tejidos y órganos propios).

No es eficiente para la gonorrea o clamidia. Se aplica por intravenosa, por inyección en un músculo o tópicamente. La fórmula tópica se utiliza en quemaduras o infecciones del exterior del ojo.

Actualmente, sólo se utiliza durante 48 horas hasta que los cultivos de bacterias determinen a qué antibióticos es sensible la infección. La dosificación que se necesita debe controlarse mediante análisis de sangre.

Indicaciones

Reduce el crecimiento de bacterias resistentes a los medicamentos y mantiene la eficacia de la inyección de gentamicina pediátrica USP (por su siglas en inglés), la misma se utiliza sólo para el tratamiento o prevención de infecciones probadas o si se sospecha firmemente que es causada por bacterias susceptibles.

La gentamicina pediátrica está indicada para tratar infecciones graves. Las pruebas clínicas demuestran que la gentamicina pediátrica es eficaz en la sepsis neonatal bacteriana; septicemia bacteriana (afección corporal causada por infección sanguínea bacteriana).

Así como también la infección bacteriana del sistema nervioso central (meningitis), del tracto urinario, las vías respiratorias, del tracto gastrointestinal (incluye peritonitis), piel, huesos y tejidos blandos (incluye quemaduras).

Se debe recolectar muestras para un cultivo bacteriano y así aislar e identificar organismos causantes y determinar su susceptibilidad a la gentamicina pediátrica.

En infecciones graves cuando se desconocen los microorganismos causantes, se puede administrar gentamicina pediátrica como terapia inicial junto con un medicamento de tipo penicilina o cefalosporina antes de obtener los resultados de las pruebas de sensibilidad.

También Te Gustará Leer  Para Qué Sirve La Atorvastatina, Dosis y Efectos Secundarios

En el neonato con sospecha de sepsis bacteriana o neumonía estafilocócica, un fármaco de tipo penicilina igualmente está indicado como tratamiento acompañante de la gentamicina pediátrica.

Dosis y Tomas

La Gentamicina pediátrica en inyección puede aplicarse vía intramuscular o intravenosa. Para calcular la dosis correcta debe obtenerse el peso corporal previo al tratamiento del neonato.

La dosis de aminoglucósidos en pacientes con obesidad debe basarse en una estimación de la masa corporal magra (que excluye la grasa). Es deseable limitar la duración del tratamiento con aminoglucósidos a corto plazo.

Dosificación para pacientes con función renal normal.

Niños: de 6 a 7,5 miligramos según peso por día (2 a 2.5 miligramos según peso cada 8 horas). Bebés y neonatos: 7.5 miligramos según peso por día (2.5 miligramos según peso cada 8 horas).

Neonatos prematuros o de término completo una semana de edad o menos: 5 miligramos según peso por día (2.5 miligramos según peso cada 12 horas).

Es recomendable medir periódicamente tanto las concentraciones séricas (la concentración del fármaco en el torrente sanguíneo) máximas y mínimas del medicamento durante el tratamiento para asegurar niveles de fármaco adecuados pero no excesivos.

Es decir, se espera que la concentración máxima de 30 a 60 minutos después de la inyección intramuscular esté en el rango de 3 a 5 microgramos.

Cuando las concentraciones máximas están controladas después de la aplicación intramuscular o intravenosa, la dosis debe ajustarse para evitar niveles superiores a 12 microgramos.

Cuando las concentraciones mínimas están controladas (justo antes de la siguiente dosis), la dosis debe ajustarse para evitar niveles superiores a 2 microgramos.

La duración normal de la medicación es de 7 a 10 días. En infecciones difíciles y complicadas, puede ser necesario un tratamiento más largo. En esos casos, se recomienda se vigile la función renal, auditiva y vestibular (del oído interno y cerebro).

Esto es porque la toxicidad es más probable que ocurra con el tratamiento extendido por más de 10 días. La dosis debe reducirse si está clínicamente indicado.

Efectos Adversos

Nefrotoxicidad: Adversas renales, por la presencia de cilindros, células, o los efectos de proteína en la orina. Ocurren frecuentemente en pacientes tratados por períodos más largos o con dosis más grandes que las recomendadas.

Neurotoxicidad: Han habido notificaciones de efectos adversos graves en las ramas vestibulares y auditivas, principalmente en pacientes con insuficiencia renal (mucho más si requiere diálisis), y en pacientes con dosis altas y/o tratamientos largos.

Los síntomas incluyen mareos, vértigo, zumbido en los oídos y pérdida de audición, que podría ser irreversible. La pérdida de audición generalmente se manifiesta por la disminución de la agudeza de los tonos altos.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de toxicidad incluyen la dosificación excesiva, la deshidratación y la exposición previa a otros fármacos ototóxicos.

Se han informado casos de encefalopatía, que incluyen entumecimiento, tintineo, contracciones musculares, convulsiones y un síndrome similar a la miastenia gravis.

Nota: El riesgo de reacciones tóxicas es bajo en neonatos, lactantes y niños con disfunción renal normal que no reciben inyecciones de gentamicina en dosis más altas o por períodos de tiempo más largos que los recomendados.

Otras reacciones posiblemente relacionadas con la gentamicina:

Deficiencia respiratoria, letargo, confusión, depresión, alteraciones visuales, disminución del apetito, pérdida de peso, hipotensión e hipertensión, sarpullido, picazón, urticaria, fiebre y dolor de cabeza; náuseas, vómitos, aumento de la salivación y estomatitis.

Si bien la tolerancia local a la inyección de gentamicina pediátrica por lo general es excelente, ha habido un informe ocasional de dolor en el sitio de la inyección.

Sobredosis

En caso de sobredosis o reacciones tóxicas, la terapia de sustitución renal (hemodiálisis) puede ayudar a eliminar la gentamicina de la sangre, y es especialmente importante si la función renal está comprometida.

La tasa de eliminación de gentamicina es considerablemente menor por diálisis peritoneal que por hemodiálisis. En el recién nacido, también se pueden considerar las transfusiones de intercambio.

Contraindicaciones

La hipersensibilidad a gentamicina es una contraindicación para su uso. Una historia de reacción tóxica grave a otros aminoglucósidos puede contraindicar el uso de gentamicina debido a la conocida sensibilidad cruzada de los pacientes a los medicamentos de esta clase.

Información Médica De Importancia

A los pacientes se les aconseja que los medicamentos antibacterianos, incluida la inyección de gentamicina pediátrica, sólo se usen para tratar infecciones bacterianas.

No sirve para tratar infecciones virales (ej, el resfriado común ). Cuando se prescribe la inyección de gentamicina pediátrica para tratar una infección bacteriana, en el paciente es común sentirse mejor al principio de la terapia, la medicación debe tomarse exactamente como se indica.

Olvidar la dosificación o no completar todo el tratamiento puede reducir la eficacia del tratamiento inmediato e incrementar la posibilidad de que las bacterias desarrollen resistencia y no se puedan tratar con gentamicina u otras drogas antibacterianas en el futuro.

Advertencias

Los pacientes tratados con aminoglucósidos deben estar bajo estrecha observación clínica debido a la posible toxicidad asociada con su uso.

Para la administración de este y cualquier otro medicamento debes consultar primero con el médico tratante, e informarle la historia clínica, reacciones alérgicas y el uso de otros medicamento al momento de la consulta.

También Te Gustará Leer  Para Qué Sirve La Furosemida, Efectos Secundarios y Contraindicaciones
¿Para Qué Sirve La Gentamicina? Y Dosis Pediátricas En Gotas
5 (100%) 1 vote
Contacta con Nosotros Política de Cookies Política de Privacidad Mapa del Sitio
error: Content is protected !!